Victoria Marcos, pasión por el arte

La creatividad y la pasión por perseguir un sueño son cualidades que pocas personas gozan poseer, y definitivamente Victoria Marcos es una de ellas. “Mi inspiración para pintar nace natural”, nos comenta la joven artista, quien además tiene una mueblería.

Virctoria, qué gusto tenerte con nosotros. Platícanos un poco de ti, ¿de dónde viene tu interés por la pintura?
El gusto es mío, estoy encantada de estar con ustedes. Empecé desde chiquita; siempre me gustó pintar y además mis dos abuelitas pintaban, así que siempre aprecié lo que veía de ellas. Todo empieza con la mente y con nuestros pensamientos. Cuando escuché la frase de Edgar Degas de que pintar es fácil cuando no sabes cómo, pero muy difícil cuando si sabes; esto me ayudó a tener la confianza de intentar y dejarme llevar.

¿Cómo fue que comenzaste a incursionarte en el mundo del arte? Cada vez que plasmaba algo en el lienzo sentía algo que me inspiraba y me di cuenta de que eso me gustaba demasiado. Me ayudó mucho a expresar mis pensamientos. 

Estudié en Guadalajara entonces ahí empecé con bazares, vendí mis primeros cuadros y doné otros a rifas que tenían causas buenas. Cada vez pintaba más y todo fue así sin darme cuenta. Tenía demasiadas dudas pero al final eso es parte del proceso y lo que nos hace diferentes es nuestra fortaleza. Me encanta que el arte ayuda a las personas a ser únicas. 

¿Cuál es tu principal inspiración para cada obra que realizas y cómo defines tu estilo? Mi inspiración para pintar nace natural; si no pinto en mucho tiempo me llega una necesidad inmensa de agarrar un pincel y hacer cualquier cosa. No es tanto la creatividad que tiene el arte, sino la persona que me convierto cada vez que hago esto que me encanta. Me inspiro cada vez que me siento perdida y tengo demasiados pensamientos en la cabeza que de alguna forma deben salir. Mi estilo varía mucho; depende yo creo mucho de cómo me sienta cada día

Sabemos que además de tus cuadros también tienes una mueblería, cuéntanos ¿cómo comenzó este proyecto? Comenzó el diciembre del 2017, hace un año. Yo acababa de regresarme a vivir a Torreón y lo vi como una pequeña pero excelente oportunidad. Mi familia tiene mueblerías, así que gracias a eso mis papás me ayudaron y empecé en una bodega gigante con cuatro productos; ahora estoy feliz de que cada día crece más. Siempre tuve el apoyo de toda mi familia y de mi novio para esto.

Como empresaria y artista, ¿a qué retos te has enfrentado en ambas facetas? Cada día hay un reto. Siempre hay algo nuevo que aprender y pensamos que no estamos listos, pero nos tenemos que arriesgar. Es muy importante siempre agradecer y apreciar lo que hemos logrado; es la mejor forma de impulsarnos a llegar a más. Otro reto es definir bien mis prioridades en la vida, mantener mi cabeza en alto y seguir por el camino que me sea mejor. Es necesario saber organizar mi tiempo para hacer todo lo que disfruto. En la vida te puede ir bien y te puede ir mal, todos somos artistas en el momento en que nos arriesgamos por algo que amamos. Siempre podemos elegir, los límites son mentales y dudar acaba con nuestros sueños

¿Qué es lo que más disfrutas actualmente de tu trabajo? En pocas palabras, me divierte lo que hago y me siento completa. Los dos trabajos son muy parecidos. Mi mayor satisfacción es ver a mis clientes contentos con mi esfuerzo.  Me motiva mucho ver al pasado y ver los avances, toda la disciplina que involucra crear proyectos. Cuesta exactamente el mismo esfuerzo trabajar en algo que nos gusta y en algo que no; así que seguí el camino que puedo disfrutar. Disfruto que cada día creo algo, ya sea un cuadro o una sonrisa o un nuevo estilo de vida.

¿Cuáles son los proyectos para el 2019? Seguir creciendo tanto laboralmente como en mi vida privada y siempre ver hacia arriba. Estoy muy contenta de las oportunidades que se acercan cada día gracias a Dios. Tenemos que editar nuestra vida porque al final del día es nuestra obra de arte. Es muy importante no detenernos hasta que estemos orgullosos de lo queremos logrado. Nuestro punto de comparación es nosotros mismos entonces solo hace falta cada mañana querer ser mejor que ayer.

Sé el primero en comentar