En portada: Mario Rojas


Encontrar los discos de ópera de su papá fue el primer paso, y ahora a sus 25 años de edad, el tenor Mario Rojas ya ha interpretado estelarmente en escenarios desde Bellas Artes hasta el Civic Opera House de Chicago, y ahora nos platica en exclusiva cómo fue que comenzó a cantar, retos, y planes a futuro. ¡Conócelo!


Fotografía: David Lack

Look Total: Cimaco

Styling: Mariana Sandoval

Dirección: Ángel Zermeño

¡Hola Mario! Qué gusto tenerte con nosotros. platícanos un poco de ti, ¿cómo te describirías?

El placer es todo mío, soy una persona apasionada, idealista, soñadora, realista y trabajadora.

¿Desde qué edad empezaste a cantar?

A los 13 años, y profesionalmente a los 23 con mi debut como Rodolfo en la ópera La Boheme de G Puccini en el Palacio de Bellas Artes.

La opera es un género que por lo general difícilmente le gusta a los jóvenes, ¿cómo encontraste el amor por ella a tan corta edad?

Más que decir que es un género que no les gusta a los jóvenes creo que como todo, simplemente no lo descubren. Yo me encontré  con el género al mismo tiempo que descubrí que podría cantar, o que tenía el  talento para hacerlo. Descubrí entre las cosas de mi padre unos discos de Pavarotti y los tres tenores; me llamó la atención y al día siguiente fui al colegio y en clase de coro comenté que había escuchado a estos hombres cantar de esta manera y di un ejemplo y salió esa voz que ni yo conocía. Desde ese momento decidí hacer algo al respecto y se volvió mi vida.

¿Qué papel crees tú que juega la ópera en un país como México?, ¿qué nos falta o te gustaría ver más acá?

La ópera siempre ha tenido un papel histórico en nuestro país, y creo que aparte de ser una forma de arte muy apasionante, es la culminación de la música, poesía, baile, escenografía, y actuación. Nos toca en lo más profundo de nuestros seres, por eso creo que nuestra tarea como cantantes es acercar y llevarla a todos esos lugares, personas y corazones que no ha tocado, pues nos educa entendernos como seres humanos.

Cuéntanos un poco de tu trayectoria como artista, ¿dónde te educaste?

Comencé mis estudios en Torreón con una gran maestra: Tatiana Marouchak, quien me puso en un muy buen camino. En el 2012 fui a estudiar a la Ciudad de México a SIVAM, que es una sociedad que apoya talento en donde estuve por un año: ahí conocí a mi maestro Cesar Ulloa, con quien me fui a estudiar al Conservatorio de Música de San Francisco. En mi último año en el Conservatorio y gracias al apoyo de Renee Fleming, conseguí una audición en la Ópera de Chicago donde desde la temporada 17/18 soy miembro de su programa de cantantes jóvenes Ryan Opera Center.

¿Cuál ha sido tu mayor logro como cantante de ópera?

Ser el cantante más joven en debutar un rol estelar en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México con el papel de Rodolfo en La Boheme, y recientemente el cantar el rol de Alfredo en La Traviata remplazando de último momento al tenor Giorgio Berrugi en la Lyric Opera de Chicago.

¡Compartiste escenario con Plácido Domingo! ¿Qué se sintió?, ¿Cómo estuvo?

Fue la culminación perfecta de un sueño que comenzó por él y su voz. Yo comencé a cantar y soñar con esta carrera en Torreón, y el tener la oportunidad de cantar junto a él por primera vez fue un honor y un placer indescriptible.

¿Cuál ha sido tu mayor reto hasta ahora?

La paciencia.

De tu propia experiencia, ¿cuál ha sido la pieza (o las piezas) clave para que tu carrera despunte como lo está haciendo en este momento?

Sin duda La Boheme y La Traviata, dos óperas en las cuales he debutado en 2 teatros muy importantes.

¿Proyectos en puerta?

Estoy por comenzar un verano lleno de concursos y preparación para mi última temporada como cantante joven en el Ryan Opera Center de la Lyric Opera of Chicago, dónde cubriré el Conde Almaviva en la ópera Barbero de Sevilla, y cantaré El Sargento. También cantaré en el concierto de “Las 3 Reinas” junto a la soprano  Sondra Radvanovsky, cubriré también en la ópera de Death Man Walking y cantaré en la ópera La Dama de Picas de Tchaikovsky. A la vez, preparando la gala RISING STARS también en Chicago, mientras que preparamos las siguientes temporadas y algunos conciertos y recitales.

¿Qué mensaje le darías a los que te leen en este momento?

Agradecerles a mis queridos laguneros por todo su apoyo desde que comenzó este sueño, y por la noche tan increíble que me regalaron el pasado mes de abril cuando, junto con el maestro Plácido Domingo, le cantamos a mi bella tierra.

Sé el primero en comentar