CONTRA EL COVID-19: UN SISTEMA INMUNOLÓGICO FUERTE

Tu Mejor Defensa contra el COVID-19 es:

UN SISTEMA INMUNOLÓGICO FUERTE

El sistema inmunológico es nuestro guardián capaz de reconocer y memorizar todos los patógenos que invaden nuestro cuerpo. Está formado por órganos, tejidos y células que actúan en conjunto y en casos de presencia de virus como el COVID-19 reacciona formando anticuerpos para tratar de neutralizar al intruso y el cuerpo pueda seguir con sus funciones normales .

Factores como el estrés, la depresión , la falta de descanso reparador y las toxinas aunados a una nutrición inadecuada , el alto consumo de azúcar y/o el consumo de alcohol son componentes que dañan o suprimen el sistema inmunológico ya que reducen la habilidad de los glóbulos blancos para atacar a virus y bacterias.

Una buena nutrición basada en alimentos naturales como frutas, verduras, granos enteros, legumbres, semillas y nueces así como proteínas y grasas en cantidades moderadas, pudieran ser la clave para fortalecer el sistema inmunológico.

Mucho hemos escuchado sobre el consumo de ajo que aumenta la inmunidad y laresistencia a infecciones virales; también ayuda aminorar los síntomas y el tiempo de duración de las infecciones respiratorias. Por otro lado los carotenos presentes en las zanahorias , pimientos rojos y tomates ejercen una función antioxidante y mejoran la actividad de los glóbulos blancos aumentando el efecto antiviral.

 

Vitaminas

La vitamina D puede ser producida por nuestro propio cuerpo con la exposición a la luz solar directa de medio día. Tiene un poderoso efecto antibacterial y antiviral , además reduce la inflamación evitando que se altere el revestimiento de los pulmones aminorando el riesgo de una neumonía. Las exposiciones solares son recomendadas de 20 a 30 minutos 3 veces a la semana de preferencia con la menor vestimenta posible. Otras fuentes de Vitamina D son el aceite de hígado de bacalao, sardinas, salmón cocido, atún en aceite, leche entera fortificada y huevo.

Vitamina C. El ácido ascórbico es un antioxidante que estimula la inmunidad mejorando las funciones de los glóbulos blancos además de ser un potente antiviral y antibacterial. Alimentos como la acerola, chile, guayaba, pimiento rojo, naranja, limón y toronja son fuentes ricas de vitamina C.

Vitamina E. La deficiencia de vitamina E pudiera afectar la respuesta del sistema inmunológico ya que funciona como complemento en todo el proceso de inmunidad además de actuar como protector de las células. Se ha considerado que la dieta mediterránea es alta en vitamina E por el alto consumo de aceite de oliva, aceites vegetales, frutos secos y vegetales como espinacas, espárragos, aguacates y tomates.

Minerales

Zinc. Este mineral tiene efecto protector en el sistema inmune además de ser un potente antivirus ayuda a reducir el tiempo de duración de los resfriados. Uno de los alimentos con más contenido de zinc son las ostras frescas, también las semillas de calabaza, jengibre, nueces, cacahuates y almendras son fuentes de zinc.

Selenio. Tiene su efecto en la regulación y activación de todos los procesos inmunológicos incluyendo la buena función de los glóbulos blancos. Estudios han demostrado que las personas con deficiencias de este mineral son las más propensas a enfermedades por lo que se recomienda consumir alimentos ricos en selenio como el germen de trigo, nueces de Brasil, pan integral o atún en agua.

“El conocimiento de las propiedades curativas de los alimentos y cómo influyen en todos los aspectos de nuestra vida me permite usarlos como fuente de salud y bienestar.”

 

Hierbas Medicinales

Equinácea. Fortalece el sistema inmunológico en personas sanas o enfermas, se usa como preventivo para evitar contagios, ejerce un efecto antiviral y ayuda a aminorar la severidad y duración de infecciones respiratorias en general.

Panax ginseng. Hierba de origen asiático que juega un papel muy importante aumentando la inmunidad en contra de virus, también se ha comprobado que ayuda a prevenir la influenza y otras enfermedades del sistema respiratorio.

Estilo de Vida

Paz interior, respirar aire puro, el descanso y sueño complementados con 30 minutos de ejercicio aeróbico y 10 minutos de estiramientos diarios son factores que impactan positivamente el sistema inmunológico.

Bárbara Dueñes Quintero.
Nutrición Holística

Sé el primero en comentar