¡Tenemos nueva duquesa!

La celebración nupcial entre el Príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle fue en definitiva todo lo que esperábamos de la boda del año.

La inusual pareja dió el Sí en la Capilla St. George en Winsdor, con una hermosa decoración de rosas blancas, las favoritas de Diana de Gales, madre de Harry. Meghan acompañada de sus hermosos pajes, George y Charlotte rompe con una de las tradiciones más importantes al entrar sola al altar, en protesta de independencia y su suegro, el príncipe Charles la acompañó en la recta final para ser entregada a Harry. Dentro de la ceremonia, se mantiene un recuerdo de Lady Di al hacer partícipe a su familia en algunas lecturas, suena la música de la Orquesta Sinfónica de Londres y Gales. Los votos, igual muy inusuales, ya que Meghan no juró ser obediente a su esposo. Al final, dan el Sí, convirtiéndose en Duques de Sussex, título disponible desde 1843.

La actriz celebró el día más importante de su vida en un vestido con escote de barco y mangas francesas diseñado por Claire Waight Keller, firmado por Givenchy, usando una tiara Queen Mary Diamond Bandeau, compuesta con platino y adornado con diamantes.

Entre la lista de invitados figuran Sir Elton John, quién pudo interpretar algunas de sus canciones en la ceremonia, David y Victoria Beckham, Oprah Winfrey, George y Amal Clooney, Serena Williams y Alexis Ohanian, Pippa Middleton y James Matthews y  al igual que Chelsey Davids y Cressida Bonas, ambas ex novias del ahora duque.

Sé el primero en comentar