Pliegues como inspiración en Julia y Renata

Las diseñadoras tapatías se hicieron presente esta edición siendo fiel a su estilo minimalista. Su colección parte de una palabra: Pliegue, que a primera instancia podemos pensar que es un término simple, pero en realidad para el dúo de la moda mexicana representa mucho más, pues es el punto de origen para crear una colección apegada con el oficio de la costura.

“Hemos estado investigando mucho sobre el por qué hacemos ropa o por qué estamos interesadas en vestir el cuerpo y empezamos por lo más básico que fue el usar la ropa como un lenguaje llegando a cómo adornarlo. Nuestras colecciones pasadas han estado hablando un poco de eso, por lo tanto, esta es una continuación porque después de haber adornado el cuerpo con una tela ahora estamos usando un “pliegue”, viéndolo como el primer gesto para adornar”, explican las diseñadoras a Vogue México.

Las siluetas rectas, nada pegadas o ceñidas al cuerpo son una fuerte característica de la marca, que cada colección se hace notar aún más; en esta ocasión de la mano de sedas, linos pesados y algodones acompañados de una paleta de colores muy tenues como beige, blanco, negro y azul marino complementado con rojo coral. Los maxi aretes fueron un gran statemeant del look, que fueron hechos en colaboración con la marca Venus y Loco.

Queda claro que las diseñadoras tienen muy claro su esencia y nos demuestran temporada con temporada que la feminidad y sensualidad de una mujer es expresada a través de su empoderamiento que se ve reflejado en prendas ligeras.

 

Sé el primero en comentar