PARTO HUMANIZADO

MATERNIDAD_WEB

Seguramente ya has escuchado el término Parto Humanizado pero, ¿sabes qué es? Si estás embarazada o pensando en tener hijos, creemos que esto te será muy útil.

La doctora Marcela Almaguer Cisneros, ginecóloga experta en partos naturales, y la educadora en psicoprofilaxis perinatal, Silka Guerrero explican a detalle en qué consiste y qué beneficios tiene este procedimiento para madres e hijos.

Según la Dra. Cisneros, el parto humanizado abarca desde el momento de dar a luz hasta el postparto, y la idea parte de defender la sabiduría del cuerpo humano y dejar que la mujer decida cómo llevar su parto a cabo. “Muchas veces los hospitales se olvidan del lado humano, por tratar de otorgar un parto más limpio, controlado y bajo la norma”, explica.

¿En qué consiste?

El parto humanizado busca llevar a cabo este evento partiendo de sus raíces como algo natural, saludable, y sobretodo trascendente para la mujer, por lo que ella es la única protagonista y quien decide qué procedimientos seguir, dejando a doctores y enfermeras como observadores y apoyo en caso de cualquier complicación.

En un parto humanizado se deja a la mujer recostarse en diferentes posiciones y que reciba masajes durante la fase de dilatación, evitando el dolor y estrés de estar en una sola posición en un proceso que puede durar más de 12 horas.

¿Dónde puede llevarse a cabo?

Depende totalmente de las preferencias de la madre, puede ser atendido dentro de un hospital, un centro especializado o en su misma casa.

 ¿Cuáles son la principales diferencias entre un parto humanizado que un parto natural?

La privacidad e intimidad son de suma importancia en un parto humanizado, por lo que la presencia de la pareja ayuda tremendamente a través de muestras de afecto, estimulación, y el que la madre se sienta en un lugar acogedor. Todos estos factores favorecen la producción de oxitocina, la cual aumenta gradualmente las contracciones de manera natural, mientras que en un parto hospitalizado el estrés y la presión ocasiona que se produzca adrenalina de más, inhibiendo los efectos de oxitocina, de manera que se tiene que aplicar de manera artificial, lo que causa un dolor innecesario.

Asimismo, durante el parto la mujer puede adoptar la posición que quiera; sentada, de rodillas, en cuclillas, apoyada en una pelota, banco, o hasta en agua.

¿Por qué parir en cuclillas?

Existen numerosos vestigios de diferentes civilizaciones antiguas donde se muestran partos en cuclillas, ya que es la posición más natural. Silka Guerrero explica que directamente al posicionarse en cuclillas los músculos del periné y la cadera se ensanchan más de un centímetro y la gravedad ayuda al bebé a salir con mayor facilidad.

Sé el primero en comentar