El acoso callejero es oficialmente un delito. ¡A celebrar!

01

 

Por Marlene Salmón

 

Tiempo. Sí.

Creo que puedo escuchar el coro de los ángeles mientras escribo esto.

Después de tantas, y tantas, y vaya que tantas quejas, denuncias, desesperación, y sentimientos de inseguridad, finalmente el acoso callejero ya se denominó como acoso sexual desde febrero del presente año, lo que significa que… Sí, leíste bien, ¡ya es delito! Así que si eras de los que le chiflaba o gritaba “sss chiquita” (guácala) a alguien al pasar, piénsalo dos veces.

Gracias a la iniciativa de la diputada Candelaria Ochoa, la Cámara de Diputados de México aprobó de manera unánime que el acoso callejero deje de ser una simple falta administrativa, para que ahora sea considerado como acoso sexual ante la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

De acuerdo con el dictamen, el cual fue enviado a la Cámara de Senadores para su análisis, “se consideran también como acoso sexual el exhibicionismo, las persecuciones, el acoso verbal, físico y expresivo”. Asimismo, éste también destaca la necesidad de diferenciar entre el hostigamiento y el acoso sexual, ya que aunque ambos están catalogados como un tipo de violencia, existen diferencias entre los dos.

“Me parece muy importante que se reforme el artículo 13 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. No sin dificultades se va a aprobar, porque cambiamos tres veces el dictamen a solicitud de la presidencia de la Comisión. Por lo tanto, creo que es un primer paso, una tarea nada fácil, porque erradicar la violencia contra las mujeres no es sencillo. Hoy, a 10 años de la creación de la Ley, aún tenemos problemas para implementarla”, explicó Candelaria Ochoa en su ponencia ante la Cámara de Diputados.

Y aunque solventar este problema es tremendamente complicado (considerando nuestro historial cultural) y definitivamente no será inmediato, el dictamen no sólo propone castigar, sino educar tanto a hombres como mujeres, de que el acoso callejero ya no puede formar parte de la cotidianidad, y de que es un delito ante los tres poderes de este país; por lo cual, se llevarán a cabo una serie de programas sociales de educación para intentar contrarrestar la ideología misógina que lleva corriendo de generación en generación. Siendo ésta una ley nueva, aún existe incertidumbre acerca de cómo se desarrollará y cómo se piensa aplicar; sin embargo, este ya es un paso bastante significativo.

Así que a partir de ahora la responsabilidad también la tenemos nosotras. Queríamos cambio y aquí está. Si sufres de acoso callejero, ya no tienes excusa para no denunciarlo. Por piedad, ¡denuncia!

Por ti y por las demás mujeres, por las futuras hijas que están por nacer en este país. Por respeto y honor a todas las mujeres a través de la historia que han sido desacreditadas, boicoteadas, amenazadas, encarceladas, o matadas en la lucha por un mundo sin violencia contra las mujeres.

¡Denuncia!

Sé el primero en comentar